Cebrian augura el fin del papel pero no del periodismo

El consejero delegado de Prisa y presidente de El País, Juan Luis Cebrian, en una conversación con el periodista Iñaki Gabilondo vaticina que los periódicos en papel van a desaparecer, lo que no significa que el fin de la profesión periodística.  Las causas: la crisis económica, el descenso de la publicidad e Internet.

Fuente: ABC

Anuncios

Hay vida más allá del papel

La revista TELOS, de la Fundación Telefónica, ha publicado en el dossier central del número 86 de la revista, un artículo firmado por Díaz Nosty sobre la profesión periodística, el nuevo escenario tecnológico y sobre el futuro de la prensa escrita:

“En un escenario de crisis global, el sector de la prensa augura el final de su difusión en soporte papel, pero no el fin de la industria periodística (…). A diferencia de lo que sucedió en crisis anteriores, cuando los malos augurios sobre el futuro de la prensa procedían de fuera del medio, las visiones más pesimistas están ahora dentro. Un estado de ánimo que también percibe y comparte la opinión pública. Durante los tres últimos años, los diarios, que arrastraban una crisis de identidad no siempre reconocida por la industria, han sufrido mermas dramáticas en los dos pilares que le dan estabilidad: las ventas, especialmente afectadas por la migración de los lectores al soporte digital, y la publicidad, sin que el crecimiento de la inversión comercial en las ediciones digitales marquen aún expectativas de rentabilidad qeu equilibren la economía del medio (…)”

Os animo a seguir leyendo

¿Se divisa el fin de la prensa escrita?

El nacimiento de un nuevo medio de comunicación, Internet, además de ser un fenómeno inusual que tenemos el privilegio de estar viviendo en primera persona, ha supuesto una revolución para los medios de comunicación tradicionales. El ecosistema de medios se ha visto alterado de una forma tan profunda que tanto la radio, como la televisión, como la prensa escrita están buscando su nueva ubicación en el escenario. Estamos en un momento de transición, de ensayos, que no sabemos con exactitud hacia dónde nos llevará.

Internet afecta a las formas tradicionales de producir y rentabilizar información y es necesario encontrar el modelo de negocio que sustente la profesión. Lo más importante, y lo que afecta más directamente a la prensa escrita, es que los ciudadanos, sobre todo las generaciones más jóvenes, se están familiarizando con nuevas formas de informarse que elevan su nivel de exigencia. La riqueza de información que empiezan a ofrecer los medios digitales, favorecidos por la explotación de las posibilidades técnicas que ofrece la plataforma, comienza a ser inagotable: la información multimedia, la actualización, la profundización, la personalización, la interactividad, y, fundamentalmente, la libertad que experimenta el usuario que consume información en Internet, hacen tambalear los cimientos de la prensa escrita tradicional. El público de prensa escrita envejece. Datos como que la prensa escrita pierde 13 millones de ejemplares en EEUU, y que la digital pasa de cero a 75 millones de lectores nos hacen, por lo menos, plantearnos la cuestión.

España no es EE UU; Internet es un fenómeno que todavía no ha calado en nuestra sociedad de forma muy intensa y hay barreras, como el elevado coste y la relativa lentitud de la banda ancha, que nos permiten augurar que la prensa escrita todavía tiene bastante cuerda, pero: ¿qué pasará en un futuro no muy lejano cuando se superen estas barreras y la sociedad española haya dado el definitivo salto a lo digital?

¿Se divisa el fin de la prensa escrita? El famoso gurú de los medios, Nicholas Negroponte, afirmaba el pasado 4 de noviembre en una entrevista a El País lo siguiente: “Sabemos con certeza que el papel va a desaparecer como soporte para los medios por motivos de distribución, producción y coste”. Yo no me atrevo a secundar esta afirmación. Os animo a leer este otro reportaje sobre el futuro de la prensa que recoge las claves para la reflexión.